LA LITERATURA INFANTIL.

Publicado en por Diego Orlando

4501837447_56fc8080bd.jpg

 

LA LITERATURA INFANTIL.

 

Para hablar de literatura infantil debemos considerar el encuentro de los nuevos lectores con la literatura, aunque no siempre un nuevo lector es un niño nos referimos en este escrito a los niños.

 

Existe una variedad de obras orientadas al gusto de los niños, estas pueden ser en prosa o poesía.  Las formas más representativas en prosa las encontramos en la leyenda, el cuento, la fabula, las historias, la novela, entre otras. En la poesía se destacan las canciones, las rondas, el estribillo enumerativo a base de animales, de los pequeños, la descriptiva, la heroica, la lírica.  Todos los géneros evocan imágenes que aumentan la tensión de la experiencia del conocimiento general. La poesía crea imágenes con poder evocador superior a la prosa, aunque no siempre produce este fenómeno en el niño. La poesía por sus estribillos y ritmo debería ocupar un lugar destacado en el interés del niño, ocurre que al encontrar la prosa se queda con esta, pero siempre vuelve a sentir el poder evocador cuando se encuentra con la poesía, sentimiento que persiste en el adulto.

 

Los grandes relatos nacen de imágenes que persiguen a los escritores desde niños o jóvenes, este es el caso de Lewis quien explica como “Las crónicas de Narnía” surgen de la imagen de un fauno con u paraguas y paquetes en sus manos, paseando por un bosque helado,

 

Astle (1784) “La más noble adquisición de la humanidad es el habla, el arte más útil es la escritura. La primera distingue al hombre de los animales, la segunda de los salvajes incivilizados”

 

Encontramos literaturas que siendo dirigidas para los niños cumplen su cometido al interesar a los niños, pero existe la que no logra este objetivo. Esta situación puede obedecer a que la lectura de textos es un placer intelectual (históricamente minoritario) como todos los placeres del intelecto, exige un aprendizaje costoso que se consigue con esfuerzo y años de dedicación. Actualmente se busca lograr el disfrute de este placer por toda la población, el resultado no ha sido el mejo.  (ver revista)

 

La literatura no se puede considerar como una propuesta única. Evenzohar desarrolla la teoría de los polisitemas que considera un modelo flexible para una cultura heterogénea. La literatura se considera heterogénea para responder al mundo globalizado. Lograr plasmar en el papel la manera como los niños leen artísticamente el mundo, esta debe ser una característica de la literatura infantil que responde a las exigencias del niño, las que se pueden generalizar en las siguientes consideraciones:

 

  1. El niño prefiere relacionarse con la literatura que le permite encontrar su concepción del mundo y esto hace que persita una actitud feliz, libre y ayudada por la suerte para el incuestionable y triunfo final.

 

  1. El niño se identifica con los elementos imaginativos de la literatura. Estos pueden encontrarse en el texto, como es el caso de los mitos, las apariciones históricas, los monstruos, o las realidades de la edad moderna.

 

  1. El argumento fantastico es bien recibido por el niño ya que vive una vida interior con una realidad fantástica.

 

  1. El niño proyecta la imaginación y la fantasía en el drama interno que nunca termina y se reproduce en cualquier momento. El dramatismo es importante si es ideal y absurdo, realista y desnudo, lo niños prefieren al personaje que representa el drama,

 

El lenguaje empleado en la literatura infantil debe ser sencillo y puro, lo sencillo no es trivializar el lenguaje, cuanto mas sencilla más bella es la entonación del lenguaje, esto gusta y atrae al niño a su lectura. El lenguaje levemente poético, muy cuidado en cuanto a  su originalidad idiomática es un lenguaje elevado pero apto.

 

Tres formas de considerar la forma de escribir para los niños las presenta Lewis al considerar:

 

  1. La primer forma que pretende entregar a los niños lo que ellos quieren recibir.
  2. El ejercicio mediante el cual el autor se dirige a una persona en concreto, surge en esta forma una comunidad, una personalidad compuesta. El niño es visto con respeto y no como un extraño, es un dialogo del que surge la historia.
  3. Escribir un relato infantil puede ser fantástico, como el cuento de hadas. El relato infantil es el que los niños pueden leer y les gusta leer. El relato infantil que  solo le gusta a los niños e un mal relato, el buen relato perdura.
  4. No debe producir miedos fóbicos.
  5. El niño quiere que le asusten un poco, pero no se debe volver el relato, estrictamente,  un vehículo moralizante o educador.

 

Antes de enseñar el arte de la escritura para niños debemos aprender de el.

Etiquetado en Literatura

Comentar este post