CULTURA, GLOBALIZACION Y TERRITORIO

Publicado en por Diego Orlando



La cultura, en la globalización, se debe pensar en los siguientes tres conceptos: territorios, municipios y barrios. El mundo, como categoría central, a dado paso al nuevo concepto de estado nación donde convergen política, economía y cultura, entrelazados con base en la economía, la cual prima y engendra el estado nación. En esta forma los mercados nacionales se legitiman con la cultura nacional. 

 

Los estados se han creado en forma violenta acabando con toda cultura, lengua e identidad. La caída del muro de Berlín marca el afianzamiento de las políticas neoliberales, impuestas mediante políticas económicas que permiten homogenizar el planeta. Las reglas que se imponen tiene el objetivo de favorecer los intereses de la minoría que cada vez es mas rica y la constituyen menos grupos privilegiados, es el fortalecimiento del monopolio y el desprecio de todo lo que suene a nacionalismo o bienestar de las mayorías, en esta nueva citación se incrementan las privatizaciones y se decreta la muerte de todo sistema que sea diferente al capitalista. Al considerar que el sistema capitalista es el único, sin que exista otra opción, se imponen toda clase de reglas en beneficio de los intereses de las minorías capitalistas. La economía se considera como una disciplina menor de la psicología,  pues la tendencia al consumo se basa en las tendencias y los temores.

 

En este panorama la política deja de ser la mediadora entre la cultura territorial y la economía,  para vaciarse de contenido ideológico y convertirse en publicidad espectáculo, manejando a las masas mediante el aprovechamiento de las ilusiones, en especial la de conseguir un trabajo, es una forma de resolver el problema de su perdida en la capacidad de convocar. Por eso la cultura se asimila al espectáculo, base de las políticas culturales que se fundamentan en la masificación, la cultura se mide por la inversión y el número de beneficiarios, esta es la razón para que se apoye todo lo que masifica, como los megaconciertos, la necesidad simbólica se vuelve publicidad - espectáculo.

 

En un contexto donde prima lo superficial, surge el imperialismo cultural, basado en la invasión de los productos culturales foráneos que transforman la vida cultural de las personas desde la misma sociedad, desde dentro, facilitando esta situación las grandes tecnologías que se  encargan de masificar el mensaje. Para superar esta homogenización, que se orienta exclusivamente para favorecer el consumismo, se debe implementar una exposición de todas las culturas, tanto del país como del mundo, como una forma de generar interdependencia,  ya que las culturas locales deben aprender a convivir con otras culturas, la comunicación entre las culturas es importante, una cultura que se aísla, que se niega a la comunicación recondena a desaparecer, a morir. 

 

La cultura se impuso como sinónimo de identidad cultural, con el agravante de fortalecer el concepto de cultura nacional. En la nueva  constitución se reconoce que ser colombiano no se puede considerar de una forma única, la llamada identidad nacional se fragmenta para reconocer la diversidad cultural.  El territorio deja de ser el referente de la identidad cultural, además debemos recordar como nación se refiere al lugar donde se nace, aunque hoy no solo es donde se nace, también es de lo que se hace la persona, incluso de lo que se alimenta, aunque en la actualidad se vive más de flujos y retos que de raíces y memoria, hacer que un pueblo pierda la memoria es el primer paso para dominarlo.  Estas raíces se deben mover, debido a las condiciones económicas que deben enfrentar los nacionales, es decir los nacidos en un territorio. La migración no siempre es voluntaria, el hecho de abandonar  el territorio buscando nuevas oportunidades, incluso aceptando trabajos humillantes que difícilmente aceptarían en su tierra natal. Lo cierto es que sin raíces no se puede vivir, pero al tener muchas no se puede avanzar. Las raíces no se pueden romper, tan solo se debe permitir que se muevan.  En esta  forma se encuentra que el mundo no es la suma de naciones, ni lo internacional, en este sentido se debe romper con la nacionalidad que nos ata a un terruño para convertirnos en ciudadanos del mundo, que nos hace sentir responsabilidad por el planeta. Los primero ciudadanos del mundo fueron los anarquistas.  

 

La cultura se debe inventar y reinventar a diario para lograr el verdadero desarrollo social, vivir haciendo lo mismo todos los días nos lleva al estancamiento y en un mundo globalizado genera la muerte de nuestra cultura para convertirnos en simples consumidores, por esto es que se debe impulsar nuestra forma de ser culturalmente y adicionar nuestra forma de soñar el mundo. Para esto se debe soñar, ser soñadores.  Esta situación exige unas acciones para lograr una sostenibilidad cultural, como son:

 

  1. Desarrollar una conciencia colectiva del capital cultural propio, considerando que el crecimiento cultural debe generar un crecimiento económico que favorezca a las mayorías y no a elites o grupitos minoritarios de privilegiados. 

 

  1. Generar la capacidad de tomar decisiones en cuanto a lo que se debe conservar y lo que debe transformarse, esto genera autonomía, que rebasa el concepto de la cultura nacional o estatal.

 

  1. Fortalecer la capacidad de proyectarse fuera del territorio.

 

Es de esta forma como la cultura exige ser pensada en tres tipos de territorios:

 

Territorio de la cotidianidad de la gente, que no se refiere, tan solo, a espacios barriales sino que incluye todos los espacios que se caminan, que se marcan, que se trabajan, se aman, etc. Surge la política de los mapas que se mueven por los territorios cotidianos, los cuales dejan de ser estacionarios o estáticos, este movimiento es lo que permite su crecimiento y fortaleza.  

 

Los territorios imagen de la ciudad. Generados por la expropiación a que son sometidos los dueños de la ciudad, sus habitantes se ven movilizados a territorios que les son ajenos y la ciudad empieza a marcar  su territorio propio, que responde a una dinámica generada por quienes tienen intereses en estos espacios.

 

Etiquetado en comentarios

Comentar este post