23 de Julio nace Jose Maria Vargas Vila

Publicado en por Diego Orlando

4258874283_2f94c15af5.jpg

 

Escritor y periodista nacido en Bogotá, el 23 de julio de 1860, muerto en Barcelona, el 22 de mayo de 1933. Hijo del general José María Vargas Vila y de Elvira Bonilla, José María Vargas Vila fue un autodidacta, no obtuvo ningún grado académico. A los dieciséis años se enroló en las fuerzas comandadas por el general Santos Acosta. En 1880, ya afianzado en sus convicciones radicales, se fue para Ibagué como maestro de escuela. Al volver a Bogotá, después de haber ejercido su profesión de maestro también en las poblaciones de Guasca y Anolaima, conoció al poeta José Asunción Silva, con quien hizo amistad. Entró como profesor al Liceo de la Infancia, de donde, tras un altercado con el presbítero Tomás Escobar, fue expulsado. De allí se fue para Tunja, cuando estalló la revolución de 1885, y se enroló en las fuerzas del general Daniel Hernández; tras la derrota se fue a los Llanos y de allí viajó a Maracaibo. En 1877, en Caracas, dirigió la revista Eco Andino, fundada por él. En 1878, junto con Diógenes Arrieta y Juan de Dios Uribe, fundó la revista Los Refractarios. A la muerte de Arrieta, Vargas Vila pronunció en el cementerio de Caracas la oración fúnebre, considerada una de las piezas claves de la oratoria del divino Vargas Vila. Conminado por el presidente de Venezuela a abandonar el país, Vargas Vila se fue a Nueva York, donde entró a trabajar en la redacción del periódico El Progreso; desde este diario arreció sus ataques contra los tiranos de Colombia y Venezuela. Al retirarse del periódico, fundó la revista Hispano América, donde publicó varios cuentos que después harían parte del libro Copos de espuma. En 1898 ejerció como ministro plenipotenciario de la República del Ecuador en Roma, y en 1900, en París, inició su amistad con Rubén Darío. Poco a poco, Vargas Vila se alejó de su labor como periodista para dedicarse a la literatura. Entre 1900 y 1903 escribió Rosas de la tarde e Ibis, narraciones con las que alcanzó una popularidad inmediata en todo el continente latinoamericano. Fundó en 1904 la revista Némesis, en Nueva York, que usó para, a través de su pluma, atacar a las dictaduras latinoamericanas y al imperialismo norteamericano. Como hijo de su época, Vargas Vila heredó de ella sus pasiones por el credo radical. Criado en los principios del partido radical, y perseguido por los adversarios de su doctrina. Vargas Vila fue un radical intransigente y un anticlerical convencido. En 1905 fijó su residencia en Madrid, y en 1912 se trasladó a vivir a Barcelona, donde permaneció hasta 1923. Desde Europa viajó con alguna frecuencia a Latinoamérica, donde siempre su llegada causó conmoción. La obra literaria de José María Vargas Vila es una de las más voluminosas, pero bastante desigual en su calidad. Dentro de su producción literaria, podemos destacar las novelas Aura o Las violetas, Flor de fango, y la trilogía Lirio blanco, Lirio rojo y Lirio negro. A cada aparición de una de sus obras, se levantaban agudas controversias, escándalos y rechazos que lo convertían en un escritor enormemente leído y muy popular. Su técnica novelística fue muy criticada por no ajustarse a los cánones literarios y morales establecidos en ese momento. Era enemigo declarado de la tradición, de la Iglesia, del gobierno, le encantaban los equívocos, las frases altisonantes, los conceptos atrevidos. Todo lo animaba con un lirismo desenfrenado, según palabras del ensayista Carlos García Prada. Su lucha como panfletario fue gigantesca: Toca todos los temas, y va desde el dolor profundamente humano hasta la defensa de los ideales patrios [... ] En Los Parias reflexiona acerca de los problemas sociales, en Sombra y sangre se lanza contra la pena de muerte y en Verbo y admonición contra el asesinato de los pueblos y de los hombres. En Prensa libre polemiza contra los mutiladores del pensamiento, mientras que en Los divinos y los humanos y en Los césares de la decadencia pinta con destreza y condena la época de la Regeneración en Colombia. Su apasionamiento por la verdad y por la defensa de sus ideales le valió persecuciones en su país, que lo obligaron a desterrarse. Su escrito Las aves negras contra los jesuitas, le costó la excomunión. Dice Mauro Torres en su ensayo sobre Vargas Vila: Era un luchador que había comprometido demasiado su destino y por eso, exigía definiciones y colores encendidos [Vér tomo 4, Literatura, pp. 161-164; y tomo 5, Cultura, p. 156].


Debo aclarar que en la web se coloco la fecha 23 de junio, pero realmente es 23 de julio. ESta biografía se copia de la publicada por la Biblioteca Luis Angel Arango, haciendo la corrección del mes de junio por Julio.


MARÍA ISABEL VARGAS ARANGO

Bibliografía

DEAS, MALCOM. José María Vargas Vila, sufragio, selección, epitafio. Bogotá, Banco popular, 1984. TRIVIÑO ANZOLA, CONSUELO. José María Vargas Vila. Colección Clásicos Colombianos. Bogotá, Procultura, 1991.

 

Esta biografía fue tomada de la Gran Enciclopedia de Colombia del Círculo de Lectores, tomo de biografías.

Etiquetado en Literatura

Comentar este post